Realidad eterna. óleo sobre lienzo, 81×60